buscador

facebook instagram
img-destacada

Beneficios de incluir fermentados en la dieta

NUTRICIÓN

15 de mayo de 2018

facebook whatsapp Compartir por correo

Amanda Franco de The Green Fuel

¿Te suenan los fermentados? Quizás no. En la era de los móviles inteligentes y las compras por Internet nos hemos desconectado de técnicas tradicionales con grandes beneficios. Fermentar era parte del día a día, la forma más sencilla de conservar alimentos y poder aprovechar los excedentes de producción sin que se pusieran malos. Ese ha sido, durante miles de años, el motivo fundamental que llevaba a las familias a fermentar. Pero esta técnica involucra beneficios para nuestra salud. ¿Te atreves a recuperar la tradición?

Chucrut, pepinillos en conserva, el miso, el tempeh, el kéfir o el kombucha son algunos de los alimentos fermentados que podemos incorporar a nuestra dieta. ¡Y están riquísimos! Llenos de nutrientes y propiedades terapéuticas, te harán además descubrir un mundo nuevo de sabores complejos.

El tempeh de soja o garbanzos es un fermentado rico en proteínas vegetales. (iStock)

El tempeh de soja o garbanzos es un fermentado rico en proteínas vegetales. (iStock)

Alimentos más nutritivos

Los fermentados son alimentos muy nutritivos y fáciles de digerir. La fermentación predigiere los alimentos, por lo que aumenta la biodisponibilidad de nutrientes. En muchos casos, la fermentación genera nutrientes adicionales, como vitaminas del grupo B, o elimina antinutrientes y toxinas.

Beneficiosos para la salud digestiva

Los fermentos con bacterias productoras de ácido láctico vivas favorecen de forma especial la salud digestiva.

Toma cada día una cucharada de chucrut casero para beneficiarte de sus propiedades. (iStock)

Toma cada día una cucharada de chucrut casero para beneficiarte de sus propiedades. (iStock)

Sistema inmunitario fuerte

A su vez, la salud digestiva está directamente relacionada con nuestras defensas. Las bacterias gastrointestinales influyen sobre respuestas inmunitarias de todo el cuerpo, más allá de los intestinos. Cuidando nuestra microbiota intestinal estaremos cuidando nuestra salud general.

Nos conectan con la naturaleza

Cuidar unos nódulos de kéfir o esperar 4 semanas de fermentación antes de tomar nuestro chucrut casero son rituales que nos recuerdan que todo lo que comemos está vivo. Que convivimos con millones de bacterias que forman parte de nosotros. Nos ayuda a cultivar la paciencia y nos enseña a disfrutar de los procesos de la naturaleza en los que no hay resultados instantáneos pero sí grandes premios.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Suscríbete a nuestra NEWSLETTER!

Acepto la política de privacidad

FACEBOOK

INSTAGRAM BIOLOGICAMENTE

No images found!
Try some other hashtag or username

VÍDEO DESTACADO

Uso de cookies

Utilizamos cookies propias y de terceros con fines estadísticos, publicitarios y sociales. Las cookies de redes sociales se utilizan para que puedas compartir contenidos en tus redes sociales. Si continúas navegando, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar tus preferencias y/o ampliar esta información en nuestra Política de Cookies.

ACEPTAR
Aviso de cookies